Bienvenidos
¡Bienvenido Invitado a Arcadia! esperamos que disfrutes de tu estancia aquí. Hasta ahora has publicado en el foro 25 mensajes.
-------
Si aún no has pasado por las reglas ó las guías, te sugerimos que lo hagas para mejor comodidad, tanto tuya y de los administradores.
¡Que disfrutes del roleo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

STAFF
Importate!
-Se buscan miembros para el Consejo Estudiantil -Recuerda firmar los censos
Afiliados VIP
Estación del año
Últimos temas
» Reglas generales
Mar Sep 18, 2012 4:55 pm por Tsunayoshi Sawada

» Diario de una bruja
Mar Nov 22, 2011 10:01 am por Emily Aquamoon

» Personajes Ocupados
Mar Nov 22, 2011 7:54 am por Emily Aquamoon

» Registro Estudiantil
Mar Nov 22, 2011 7:50 am por Emily Aquamoon

» Registro de Empleos
Mar Nov 22, 2011 7:45 am por Emily Aquamoon

» Ficha de Emily
Mar Nov 22, 2011 7:40 am por Emily Aquamoon

» Para Afiliar...?
Mar Oct 04, 2011 9:00 pm por SSGaiden

» Hope Estheim
Sáb Sep 24, 2011 7:26 pm por Hope Estheim

» Bryan Wolfman
Mar Sep 20, 2011 8:58 pm por Bryan Wolfman

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 15 el Mar Mayo 31, 2011 8:56 pm.

Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Mensaje por Athan el Jue Jun 23, 2011 6:58 pm

Ya era de noche. Después de un día algo movidito y estresante, debido a las actividades que organizaba la academia para organizar e informar a sus alumnos. Athan que venía de de dar un pequeño rodeo, en la oscuridad de la noche, por las afueras de los dormitorios de Leboeuf. (En realidad había estado entrenando con su habilidad “piel de plata” para intentar mejorar su velocidad y resistencia.) Regresaba a los dormitorios donde fue rápidamente a tomar una ducha.

La tomó con tranquilidad, aunque era bastante tarde, alrededor de las 2 de la madrugada, el joven no tenía la necesidad de dormir, así que aún le esperaba una larga noche. Cuando terminó, este se puso su primer conjunto, ya que era algo más cómodo que los demás, y tuvo una idea para pasar el rato que le quedaba, quizás luego dormiría un rato, según su criterio.

El vampiro traía consigo una guitarra clásica y se alejó de las habitaciones de los demás dirigiéndose a una sala de estar, la más alejada posible. Allí se tumbó en un sofá durante media hora, en la que estuvo pensando sobre lo pasado aquel día. Después de pensar en aquello este cogió la guitarra y se puso a tocar, por desgracia las cuerdas estaban desafinadas, así que no tuvo otro remedio que afinarlas. Fue tocando cada cuerda con delicadeza mientras daba vueltas a las clavijas y comprobando a oído como sonaban hasta encontrar el sonido que buscaba.

Cuando ya tenía la guitarra afinada este empezó a tocar, con delicadeza, las canciones de otros autores, de hecho una que repitió varias veces fue una de un compositor anónimo. Siguió tocando, alternando la canción del autor desconocido y tocando luego una suya. Se le ocurrió intentar seguir su canción, aunque sea alargándola un poco, inspirándose en esa, pero eso lo dejaría para más adelante. Cerró los ojos y siguió tocando, ahora con un poquito más de fuerza haciendo que su sonio de elevara un poquito más y moviendo ligeramente su cabeza al ritmo de las canciones que su madre le enseñó, y sobre todo la favorita de esta… el romance anónimo.

Romance Anónimo:



Última edición por Athan el Sáb Jun 25, 2011 11:07 am, editado 3 veces (Razón : colocar el privado, el video y por último, el +18.)
avatar
Athan
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Masculino

Mensajes : 44
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 21/06/2011
Edad : 23
Localización : Oculto entre la maleza... ¿porque? por que soy malo. -_- (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Mensaje por Alessa Scarlet el Jue Jun 23, 2011 10:50 pm

Las dos de la mañana y aún estaba despierta… Suspiró suavemente y se sentó en su cama, mirando fijamente el suelo. Aquella noche su compañera había salido, según sus palabras, iría con una amiga suya del trabajo a una fiesta o algo así, no había prestado demasiada atención a su aviso. Se levantó y caminó hacia la ventana y miró los jardines por el espacio entre las persianas. Completa oscuridad… incluso los dormitorios de las demás academias estaban apagados. Solo se podían ver un par de luces. Ir a Zweighaft??? Aquella noche podría pasarla con aquel chico… pero no, no lo deseaba… al menos no esa noche. Se acomodó un poco el cabello pues lo tenía alborotado al haber estado en la cama y salió de su habitación.

A pesar de que el fin de semana no había toques de queda ni nada parecido, aquel día estaba completamente desierto el dormitorio, casi desierto. A lo lejos percibió un muy suave sonido, una melodía. Suerte que estaba todo tan tranquilo, de lo contrario no podría escucharla pues era muy suave, apenas un susurro que llegaba a sus oídos entre aquel ensordecedor silencio. Sonrió suavemente y se quedó quieta, mirando una vez más por la ventana. Aquella era una melodía muy agradable, quizá se debía a su gusto por la música tranquila y no la música moderna que se escuchaba en la mayoría de lugares. Al menos esa noche deseaba algo tranquilo, quien disfrutaría escuchar un increíble alboroto cuando lo único que quiere hacer es dormir??? Comenzó a caminar hacia la fuente del sonido, deseando saber que o quien lo hacía… Claramente era una guitarra acústica y el que la tocaba era experimentado, podía notarse la habilidad al tocar sin siquiera mirarle.

Al llegar al lugar, sonrió. Era una sala de estar para los alumnos de la academia por lo que era privada, por así decirlo. En pocas palabras, era cerrada a diferencia de la sala de estar que estaba en la entrada al edifico. Abrió lentamente la puerta y entró, mirando al chico de cabello violeta para luego sonreírle. No dijo nada, simplemente cerró la puerta con la misma delicadeza y comenzó a caminar lentamente hasta el otro lado de la sala, quedándose de pie a un lado de la ventana. Cuando la canción terminó, aplaudió suavemente -Muy impresionante… eres bastante bueno tocando guitarra- Elogió la habilidad del mayor, girando sobre su cuerpo y apoyando su espalda contra la ventana para poder mirarlo.


avatar
Alessa Scarlet
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 154
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 16/05/2011
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Mensaje por Athan el Vie Jun 24, 2011 8:44 am

Un ruido de aplausos inesperado. Aquella presencia le pilló por sorpresa, no pudo notar su presencia, simplemente no pudo notar nada a su alrededor excepto la guitarra, el sofá donde estaba sentado y la música que tocaba. Se había concentrado totalmente en aquellas cuerdas por las cuales sus dedos se deslizaban delicadamente.

La recién llegada, o eso pensó el chico, estaba apoyada en la Ventana mirando hacía el. La chica le elogió. Parecía bastante amable. Físicamente, era alta, y su pelo, bien cuidado y de mediana longitud, tenía un bonito color castaño. Aún así Athan no se estaba fijando en las aptitudes físicas de la joven. Se estaba concentrando en el tipo de ser que sería, pero sin hacerla esperar respondió a aquel elogio mientras la comenzaba a analizar.


– Gracias, pero la mayoría no son muy difíciles. – Declaró el joven cuando pensaba acerca de aquella chica. Su olor era de un humano, algo que le extrañó, pero igualmente supuso que tendría alguna habilidad extraña, estando en aquella academia no podía ser de otra manera, por esa razón sintió algo de curiosidad.

El vampiro, recordando que había perdido la noción del tiempo, miró hacia el reloj colgado en una de las paredes de la sala, no había pasado mucho tiempo, quedaban aún muchas horas hasta la mañana, entonces con mirada de aburrimiento, suspiró.

Dirigió la mirada a la única persona allí presente a parte de el mismo, y se le ocurrió una pequeña idea. No se puso a pensar acerca del porqué no estaba ella en la cama como la gran mayoría de los estudiantes, simplemente recordó, que cuando él escuchaba tocar a su madre, se relajaba lo suficiente como para hacer que el tiempo volara y se olvidara de todo, así que le preguntó gentilmente, pero sin expresar nada en su rostro.
- ¿Sabes tocar? Si quieres… –

Aún la seguía mirando, lo hacía directamente a los hermosos ojos violetas de la muchacha, esperando por una respuesta al mismo tiempo que volteaba la guitarra, en señal de ofrecimiento.


- Ha… se me olvidaba… me llamo Athan… - Una pequeña duda y tristeza hizo que se callara, pero siguió adelante. - Athan Drake Okumura… - Insistió el Vampiro, quien estaba dispuesto a dejar su guitarra a alguien que ni siquiera conocía, solo para intentar entretenerse y hacer que la mañana llegará lo antes posible. Así tendría algo que hacer. Si no llega a aparecer aquella persona, igual hubiese ido a dar otro “paseo” al terminar aburriendose de tocar.
avatar
Athan
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Masculino

Mensajes : 44
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 21/06/2011
Edad : 23
Localización : Oculto entre la maleza... ¿porque? por que soy malo. -_- (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Mensaje por Alessa Scarlet el Vie Jun 24, 2011 7:08 pm

El chico tardó un par de segundos en responder, parecía haberle hecho un rápido análisis con la mirada pero luego de eso, respondió al elogio que segundos antes le había dado. Sonrió levemente mientras caminaba lentamente hacia él hasta quedar de pie detrás del sillón y apoyar sus brazos en el respaldo. Se le dificultaba un poco ver en la oscuridad, pero siendo humana tenía una buena vista en ésta. Podía distinguir, por ejemplo, la mayoría de los colores, los ojos del chico frente a ella eran azules, azul claro con más exactitud. En realidad era atractivo, tanto sus ojos como su rostro tenían un toque seductor, si los usara con ese fin seguramente podría tener a una gran cantidad de chicas detrás de él.

Aprovechó que el chico volteó la mirada para darle vistazo de cuerpo completo o al menos las partes de su cuerpo que podía apreciar en aquella posición ya que al estar sentado y con la guitarra, no podía verle bien. Cuando el chico regresó su mirada hacia ella, sus ojos fueron rápidamente de su cuerpo hacia el rostro del mayor y le dedicó una sonrisa seductora, inclinándose ligeramente hacia adelante y dejando escapar una pequeña risa al mismo tiempo que negaba con una mano -Yo no toco… no guitarra, pero si traes un piano en alguno de tus bolsillos, con gusto podría tocar algo para ti- Dijo sonriente, guiñándole un ojo mientras le miraba a los ojos. Eran atractivos, casi podía decir que la tenían atrapada.

-Athan…- Susurró al escuchar el nombre del chico y caminó lentamente, rodeando el sillón y se sentó a su derecha, de lado para poder mirarle por lo que tuvo que subir un poco las piernas al sillón. Se apegó un poco a él mientras le sonreía de forma seductora -Y bien… Athan… a que se debe que no te encuentres en la cama??? Estabas solo y te sentiste en la necesidad de buscar compañía???- Dijo divertida, estirando su mano izquierda por el respaldo hasta que llegó hasta donde estaba el chico y acarició con delicadeza su cabello. Rió suavemente y se acomodó en el sillón, mirando el techo de la habitación para después dar un pequeño suspiro -Alessa… Alessa Scarlet…- Dijo cruzándose de brazos y cerrando los ojos.

Giró un poco la cabeza, hacia el chico y le sonrió levemente, abriendo sus ojos para poder mirarle. Deseaba ver sus ojos, le resultaban demasiado atractivos, de una forma inhumana.


avatar
Alessa Scarlet
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 154
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 16/05/2011
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Mensaje por Athan el Vie Jun 24, 2011 8:30 pm

El chico no observaba con mucho detenimiento a la chica, o no era su intención, pero se movía tanto que le obligaba en cierta manera a tenerla vigilada. Se dio cuenta de que aquella chica tenía una sonrisa encantadora y al parecer sonreía con bastante frecuencia, era algo que él no hacía, es como si no supiera sonreír desde aquella noche… donde todo cambió para él. Empezó a pensar en esas cosas y por ello desvío un poco la mirada de su “acompañante” en aquella sala.

Estuvo a punto de recordar esa noche, pero antes de eso, la cordial voz de la joven no le dejó marchar al pasado. Al escuchar aquello, su cara se mostro algo decepcionada, más o menos como cuando miró al reloj hace solo unos minutos así que simplemente mientras continuaba pensando colocó su guitarra encima de sus rodillas y las manos encima de esta para poner peso y que no se moviera ni se cayera.

El piano, él sabía algo sobre ese instrumento, cosas simples y alguna canción, pero poco más. En ese momento se le pasó por la cabeza el poder escucharla, y si lo ameritaba acompañarla con la guitarra. Pero supuso que aquellas no eran horas para algo así, aún así, no se dio cuenta de que lo murmuró mientras se mordía con suavidad el labio inferior.
– estaría bien escucharla… o incluso acompañarla con la guitarra mientras toca… - Todo lo dijo con tono pensativo, se podría decir que pensó en voz alta.

De nuevo, tuvo que ser aquella voz, ahora con un tono extraño, pero agradable, lo que traía de vuelta al chico. Era la primera vez que escuchaba a alguien hablar en tono seductor, algo extraño para él, al igual que interesante y por raro que le pareciese, le atraía en cierto modo. Una cosa que hizo esta, le pilló totalmente por sorpresa, se le acerco, y mucho. La pregunta fue algo normal para esa hora. El joven de ojos azules no duró mucho sin contestar y lo hizo con su tono de voz habitual y ninguna señal de expresión, pero mirándola atentamente.


- No tengo la necesidad de dormir… solo buscaba entretenimiento… no sabía lo que hacer y acabé aquí… con la guitarra. - Mientras hablaba miró curioso a la chica que estaba sentada al lado suyo, esta movió una de sus manos hacia él, en ese momento Athan por reflejo una de sus manos, que estaban encima de la guitarra, se levantó levemente, pero aún así no hizo nada, simplemente esperó.

Aquello fue inesperado, solamente acarició su cabello, se puso en guardia para nada, bajó de nuevo su mano. En ese momento se sintió un poco idiota, no sabía nada acerca de las relaciones entre otros seres. En ese momento la chica dirigió su mirada hacia arriba dejando a la vista algo en lo que se solía fijar el vampiro, el cuello. Lo miró durante un momento, parecía tan frágil… y delicado. Justo en ese instante la chica confesó su identidad, Alessa Scarlet, le gustó el nombre.
– Tu nombre… me gusta. – Dijo sin siquiera pensarlo, ignorando si le molestaría o le gustaría. El chico seguía mirándola, ahora a la cara, aunque de reojo al cuello que lo seguía teniendo al descubierto. Hasta que se volteó, esta se quedó mirándolo, y este se quedó mirándola a ella directamente a los ojos de forma seria y sin pestañear. Después de un momento este se volteó hacia delante para coger su guitarra y dejarla apartada en una esquina del sofá.

Volvió a mirar a la chica. De nuevo se concentró en los ojos de esta y se dispuso a hablar.
- Creo que si no hubieses venido, ahora estaría afuera… seguramente practicando… estos momentos son los peores, en los que me siento más enérgico y en los que no puedo ni sé qué hacer… bastante penoso... – Dijo sin necesidad de esconder nada, no le importaba, solo quería pasar la noche de la forma más rápida posible y quizás de esa forma se podría conseguir sacar algo más para continuar la conversación. Le agradaba hablar con ella, aunque realmente no sabía si lo estaba haciendo bien.
avatar
Athan
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Masculino

Mensajes : 44
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 21/06/2011
Edad : 23
Localización : Oculto entre la maleza... ¿porque? por que soy malo. -_- (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Mensaje por Alessa Scarlet el Sáb Jun 25, 2011 5:25 am

Sonrió al escucharle pero no dijo nada, aquello había parecido más un pensamiento que había expresado en un susurro pero se sintió elogiada con aquellas palabras. Notó también su actitud cautelosa, parecía como si supiera que estar cerca de ella podía resultar peligroso, como si pudiera adelantarse a sus posibles movimientos y entonces, mientras ella miraba el techo, le atrapó en un momento de debilidad, de clara tentación. Pudo apreciar de reojo que el mayor miraba su cuello. Aquello le dio curiosidad, por que se fijaría en el cuello??? No es que le molestara que se fijara ahí pero vistiendo solo un camisón y con su cuerpo, era curioso que no mirara otras partes, sus piernas por ejemplo, estaban descubiertas.

-Es un buen nombre… digamos que es perfecto para mí…- Susurró suavemente. Aprovechando el tema y la curiosidad que había generado la mirada del chico sobre su cuello, quiso probar algo. La piel de su mano derecha se cortó y la sangre comenzó a brotar pero en lugar de escurrir y gotear sobre su pierna, empezó a tomar una consistencia casi solida, formando una figurita de un león en su mano. Cuando la figura se formó por completo, la herida paró de sangrar y ella acercó su diestra a su propia boca, lamiendo la figura suavemente y desprendiendo una pequeña cantidad de aquel líquido con la lengua para luego beberla -Escarlata… justo como el color de la sangre…- Susurró mirando al chico, sonriéndole. Entonces la sangre se hizo líquida de nuevo y regresó a su cuerpo por aquella herida, más no volvió a escapar por ésta.

Se giró un poco, apoyando sus manos sobre el sillón y se acercó así al chico, gateando. Sonrió de forma seductora y acarició su mejilla, dejando sus dedos en contacto con su piel, era fría. Entonces estuvo casi segura, el chico no era humano o al menos no completamente humano. -Que dices… no hay que avergonzarse por estar enérgico a ésta hora… en mi opinión, es el mejor momento del día…- Susurró acercándose hasta el punto en que sus labios rozaron los de él pero no le besó por el momento.

Su otra mano se apoyó con suavidad en el hombro del chico -Yo sé algo que podría gustarte hacer…- Susurró momentos antes de sellar el beso y cerrar los ojos, apoyando un poco su cuerpo contra el del mayor y le abrazó por el cuello para mantenerle cerca de ella.


avatar
Alessa Scarlet
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 154
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 16/05/2011
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Mensaje por Athan el Sáb Jun 25, 2011 8:11 am

Notó un olor a sangre tremendo, el cual inundaba el ambiente.
Un herida, ¿desde cuándo tenía aquella chica una herida? Pero eso no era lo más impresionante. No podía creer lo que sus ojos veían. Alessa Scarlet, podía manipular su sangre, tenía control sobre ella. En ese momento Athan se quedó fascinado, era una persona realmente extraña. El poder oler la sangre de la chica hizo que este mirara obsesivamente la herida, y al ver como esta lamía aquella figurita roja, el vampiro, abrió ligeramente su boca de forma inconsciente.

Al escuchar la voz de la chica este volvió en sí, cerrando la boca con rapidez. Se pudo dar cuenta que luego la sangre volvía a su lugar de origen. Entonces el chico comenzó a pensar que beber aquella sangre podría ser realmente peligroso, aquella chica podría hacer con él lo que quisiera. Por nada en el mundo debía beber esa sangre, eso rondaba su cabeza… pero… es muy fácil decirlo, ¿no lo crees?

Estaba sorprendido. Era la primera vez que le pasaba algo así, estaba totalmente bloqueado, sin saber qué hacer, en el momento que vio que la chica se le acercaba gateando. Desde ese segundo empezó a fijarse en el físico de la chica de una forma adulta, a la vez que perdía el control de una parte de sus pensamientos.

Athan sabía sobre algunas cosas de las relaciones entre otros seres, lo que se hacía en aquellas ocasiones. Conocía las armas que se utilizaban para llegar a esas situaciones, realmente esa era una. Lo que Athan no sabía es que la chica llevaba tiempo usando varias “armas” para seducirlo. Al joven le habían enseñado sobre la sexología, incluso él se informó sobre eso, en alguno de los muchos libros que había leído en su corta vida. Conocía la anatomía del cuerpo humano, vampiro y de otros muchos seres, todos eran similares físicamente, sus órganos vitales, y sus órganos reproductivos, los puntos sensibles. Pero él lo estaba experimentando, eso lo noqueó, estaba en blanco, paralizado, era algo nuevo e inesperado para él.
No era la única sorpresa que le aguardaba.

Una caricia. La intensidad con la que la sintió fue como si le rasgara la piel, pero no con aquel dolor, todo lo contrario, se sentía bien. El rostro del chico no reaccionaba, seguía serio, pero su respiración era un poco más pesada que lo usual.
La chica se acercó demasiado, tanto que sus labios llegaron a rozarse y sus ojos se abrieron de par en par. El vampiro echó hacia atrás ligeramente su cabeza, lo suficiente para evitar más roce. Le sirvió de poco más adelante.

Las palabras de la chica aseguró lo que había pensado con dificultad, estaba buscando pasar la noche con “su compañía” en ese momento. Seguían las sorpresas…

Eran suaves… y cálidos. Los labios de Alessa se juntaron con los suyos. Su primer beso, realmente no pensó en eso, no pensó en nada. El vampiro perdió un poco el equilibrio, por haberse echado hacia atrás anteriormente, y tuvo que colocar su mano izquierda para mantenerse. Sin tiempo a reaccionar de otra forma esta lo atrapó entre sus brazos, tenía los ojos cerrados, el chico en cambio, bien abiertos, estaba estupefacto.

Notaba el roce de su cuerpo, estaban muy juntos, tan juntos que incluso podía escuchar los latidos de ella e incluso los suyos… eran fuertes. Apreció un sentimiento cálido apoderándose de su cuerpo. Acababa de descubrir y experimentar lo que era la excitación.

Sin pensarlo, instintivamente, con su mano derecha, la cual tenía libre, acarició la parte de atrás de la cabeza de la joven, perdiendo sus dedos entre aquel sedoso pelo castaño. En ese instante, él comenzó a mover sus labios.

Cada vez su sangre hervía con más fuerza, y sus colmillos crecían lentamente, no se percató de eso. Al excitarse los rasgos de vampiro afloraban lentamente ya que la adrenalina aumentaba, a ese paso se convertiría en su verdadera forma.
avatar
Athan
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Masculino

Mensajes : 44
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 21/06/2011
Edad : 23
Localización : Oculto entre la maleza... ¿porque? por que soy malo. -_- (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Mensaje por Alessa Scarlet el Sáb Jun 25, 2011 9:22 am

Se vio obligada a avanzar un poco cuando el chico se hizo hacia atrás. Se encontraba aferrada a su cuello con ambos brazos, rodeándolo para que no se pudiera separar tan fácilmente. Sintió como el mayor se ponía ligeramente nervioso, sorprendido. Aquello hizo que sonriera levemente entre el beso y una pequeña risa interna escapara. Cuando pareció aceptar el beso y correspondió el mismo, supo que ya no era necesario mantener sus brazos alrededor de su cuello por lo que su diestra le liberó y se apoyó en su pecho, empujándolo suavemente y obligándole a recostarse en el sillón. Ella tuvo que acostarse conforme obligaba al chico a hacer lo mismo y una vez que ambos estuvieron recostados, lo primero que hizo fue tantear por el sillón hasta topar con la guitarra y la bajó al suelo, en aquel momento el instrumento solamente estorbaba.

Con el sillón completamente para ellos, su mano libre se dirigió hacia la ropa del mayor. Ya que sabía kendo, podía quitarle el kendogi sin embargo, resultaba una tarea complicada en aquella posición. Soltó el nudo y se sentó -Mmm… es complicado…- Susurró haciendo un pequeño puchero. Tomó sus manos y se puso de pie, jalando de ellas para hacer que él hiciera lo mismo. En cuanto los dos estuvieron de pie, le quitó lentamente el keigoki y lo lanzo a una parte alejada del sillón. Sonrió al ver su torso y sus manos se colocaron sobre sus hombros para luego bajar, arañando su cuerpo pero sin lastimarle, simplemente marcando su recorrido. Después de todo, no solo su rostro era atractivo.

Se apegó a él y volvió a besarlo aunque ahora no fue el mismo beso inocente de antes, esta vez su lengua se deslizó entre sus labios y se adentró en la boca del mayor, realizando una “danza” con su lengua. No parecía muy experimentado pero tampoco era malo para besar. Lo tomó suavemente por la cintura mientras se entregaba por completo al beso que les mantenía unidos.

Lo empujó suavemente, obligándole a sentarse en el sillón y luego ella colocó sus piernas a cada lado de las de él, quedando de rodillas encima de él. Sonrió y tomó su mentón para hacerle levantar la cabeza y que le mirara -Que te parece si jugamos querido??? Así la noche será divertida para ambos- Tomó una mano del chico y la llevó lentamente hasta el borde de su camisón para luego meterla por debajo de la tela, guiándola hasta su cintura donde la dejó. Entonces hizo lo mismo con la otra mano.

En cuanto las dos manos del chico estuvieron acomodadas, ella dejó las suyas en sus mejillas y se inclinó un poco hacia adelante para poder volver a besarlo. Mientras lo hacía, se sentó sobre sus piernas.

Aquel momento, aquel juego íntimo que estaba por llegar era algo que conocía desde hacía mucho tiempo. Su primera experiencia había sido con tan solo 12 años y desde entonces, había tenido muchas más. Por otro lado, estaba el chico. A pesar de su inmenso atractivo, parecía un tanto nervioso o ansioso, no estaba segura de que hubiera experimentado aquello demasiadas veces o quizá era algo más lo que le hacía estar ansioso, quizá su sangre… incluso si no brotaba, la herida seguía abierta.

Al romper el beso, echó suavemente la cabeza hacia atrás de forma intencional pues quería incitarlo, quería que la mordiera, sentir aquel dolor… aquel excitante dolor producto de la mordida de un vampiro. Si sus sospechas eran ciertas, el mayor podría darle ese placer.

Abrió los ojos y le miró de reojo -Disfruta mi ser… esta noche seré tuya querido, en todo sentido… saciaré todos tus deseos- Susurró seductoramente mientras movía suavemente su cadera, creando fricción entre sus cuerpos, especialmente sobre la entrepierna del chico debido a la posición en que se encontraban. Le sonrió pícaramente y ladeó la cabeza, exponiendo aún más su cuello.

La adrenalina, el deseo y la lujuria comenzaban a acumularse, la excitación empezaba a hacerse presente.


avatar
Alessa Scarlet
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 154
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 16/05/2011
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Mensaje por Athan el Sáb Jun 25, 2011 4:01 pm

El chico estaba en trance, sus colmillos crecían, era el primer síntoma.
Él no se podía mover, su mente estaba bloqueada y su inexperiencia hacía que el joven no supiera que hacer, se dejaba guiar. Su pasividad pronto acabaría.

Su mirada estaba fija en el asombroso cuerpo de la chica, su respiración se volvió pesadísima, tanto que su boca la tenía medio abierta. No solo era por la respiración, otra razón eran sus colmillos.

Cuando Alessa se recostó en él, obligándolo a tumbarse también, mientras ella buscaba la guitarra, el vampiro acercó su rostro a la cabeza de la chica, hacia la parte izquierda. Apartó con gentileza el cabello castaño que tapaba el cuello, utilizando la mano más accesible, para luego entremeter su cabeza en ese pequeño hueco, entre el hombro y el cuello.
Admirando su hermosa y pura piel, este la acarició con suavidad y cuidado usando sus colmillos. Seguidamente con sus labios, rozándolos desde ese mismo sitio, comenzó a subir por el cuello, pasando su boca lentamente por todo el recorrido hasta la parte de atrás de la oreja, al llegar a esta, puso entre sus dientes el lóbulo
(zona común de pendientes, parte blanda que está en el extremo inferior de la oreja), para luego, dar pequeños mordisquitos y estirarlo suavemente, sabiendo que estos eran zonas erógenas. La respiración del vampiro hacía contacto también con la piel ayudando así a la estimulación. Mientras el chico usaba su boca de esa manera, con la mano, utilizada anteriormente para apartar el pelo y aún empleada para ello, empezó a acariciar con su pulgar, dando pequeños masajes circulares, la cabeza de esta, acercándose a la sien, otra parte erógena. El cuello y la oreja solían crear pequeñas reacciones como escalofríos y la sien o el masaje en la cabeza con el pulgar, daban relajación, algo que contrastaba con los otros espasmos, haciendo que se sintiera más intenso.

Al notar que la chica fue a quitarle la ropa, este apartó su mano y rostro suavemente. Cuando esta intentaba desnudarlo, él le ayudó, pero igualmente, si no se levantaban sería complicado. Athan había vuelto un poco en sí mismo, pero seguía aumentando su adrenalina.

Al darse cuenta de que la chica se preparaba para levantarse él también lo hizo y accedió con comodidad a seguir su guía, cuando lo agarró de las manos.
Su mente solo pensaba en pasar una cálida noche con aquella chica… que tenía un cuerpo muy atractivo, ahora que la observaba detenidamente. Sus atributos eran de escándalo, tenía unas curvas suaves y provocativas, su cadera era perfecta y sus pechos eran firmes y con una forma magnífica. Aún llevaba el camisón puesto, pero aún así se podían apreciar aquellas seductoras partes de su sensual cuerpo. Parecía que a ella también le gustó el suyo. Esa sonrisa pícara que apareció en el rostro de Alessa lo demostró, quien acarició con sus dedos el atlético torso del muchacho. Cuando ella paró de surcar el cuerpo ajeno con sus delicados dedos, este, sujetando esas manos por las muñecas, atrajo su cuerpo contra el suyo lentamente, quería sentir el roce ahora, teniendo la parte superior desnuda.
La sensación era… suave…

Soltó las muñecas y dirigió su mano derecha al rostro de la chica. Con dulzura, le empezó a acariciar la mejilla izquierda y usando el dedo pulgar, acarició aquellos carnosos labios. Después fue bajando su mano por la curvatura del cuello, entonces, con su dedo índice, lo acarició como si dibujara un alargado círculo, parecía que señalaba una zona.
La chica acercó su rostro para comenzar otro beso, pero este beso era diferente, era uno con lengua. Athan no opuso resistencia, todo lo contrario, el saco también su lengua, sabía algo sobre ese tipo de beso, pero sencillamente siguió el recorrido que hacía la de ella. El vampiro cerró los ojos y justo después noto los brazos de la chica rodeando su cintura, ahí recordó que en la espalda también se hallaban aquellos famosos y gratificantes puntos erógenos, estos estaban a los lados de la columna vertebral donde se localizan una serie de nervios que él estimularía con caricias en sentido ascendente con sus dos manos, al terminar de acariciar dos veces esa parte; la primera con la punta de los dedos y la segunda, usando junto a los dedos las palmas de sus manos; la alternó pasando sus manos suavemente, por la zona donde se juntan la espalda y el trasero, esa zona era incluso más sensible y el vampiro sabía teóricamente como estimularla, y “haciendo la práctica” se le veía confiado y concentrado. Fue alternándolas según su parecer, hasta que ella lo empujó al sillón quedándose sentado en el.

Excitante… los sensuales movimientos de la chica al colocarse encima del vampiro fueron muy tentadores y al escuchar su provocativa voz, el chico la tomó por las hermosas piernas con fuerza mientras la apegaba a su cuerpo.
– Me parece perfecto. – Dijo con tono un tanto ansioso. Ella seguidamente, tomó una de sus manos, que aún le seguían agarrando los atractivos muslos, para meterla por debajo de aquella tela y dejársela en la cintura. Realizó la misma operación con la mano restante.

Después ella colocó sus manos en el rostro del chico, una en cada mejilla, y lo besó de nuevo mientras se sentaba sobre él. Al acabar aquel magnífico beso, el vampiro nuevamente tenía la respiración cargada y pesada, pero ahora más que antes. Ella, próximamente, lo incitó a algo a lo que no pudo resistirse…

Él Incluso, ya estaba más excitado, de hecho su orgullo como hombre y muestra de virilidad, estaba reaccionando de forma sorprendente al notar aquel roce, causado por el movimiento, tremendamente provocador, de cintura de Alessa. Sus ojos comenzaron a teñirse lentamente de rojo, al mismo tiempo, que su pelo se iba palideciendo. Cuando ella ladeo su cabeza mostrando más aún aquel precioso cuello, Athan no pudo reaccionar de otra manera…

Estando en ese estado, si no se hubiera acordado del riesgo que acontecía aquel acto, podría haber lastimado e incluso permanentemente a la muchacha, pero se acordó de cómo debía morder, y al mismo tiempo, quiso intentar no beber la sangre de ella… aunque esto último no pudo resistirlo…
La mordió… sus manos, que estaban en la cintura, recorrieron hacia arriba toda la suave espalda de la chica, hasta parar en la parte superior, cerca de los hombros. Así, hizo que el camisón se arrugara y dejara al aire libre parte de aquel bellísimo cuerpo.
Cuando el vampiro comenzó a beber, su conversión había concluido. Sus ojos, cerrados mientras bebía, eran rojos, y su cabello claro como la luna.
avatar
Athan
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Masculino

Mensajes : 44
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 21/06/2011
Edad : 23
Localización : Oculto entre la maleza... ¿porque? por que soy malo. -_- (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Mensaje por Alessa Scarlet el Miér Jun 29, 2011 5:35 pm

Todas las caricias que había recibido por parte del chico hasta ese momento habían sido demasiado estimulantes, incluso si no parecía tener mucha experiencia en eso, parecía tener bastante con sus caricias. Sabía que partes eran estimulantes así como la forma en que debía acariciarla para sacar el mayor provecho de estas. Sus mejillas estaban rojas aunque no por la vergüenza ni nada parecido sino por el calor que recorría su cuerpo a causa de la estimulación recibida. Su respiración se había agitado un poco y de sus labios empezaban a escapar suspiros de placer.

Al sentir que tomaba sus muñecas y la atraía hacia él, sonrió y mordió su hombro mientras el otro acariciaba su cuello con delicadeza para luego besarle con lengua. El chico parecía no tener mucha habilidad en eso pero seguía sus movimientos a un buen ritmo, logrando que ella también disfrutara del beso. Gimió suavemente al sentir la caricia en la parte baja de su espalda, viéndose obligada a romper el beso. Aquel punto era demasiado sensible, lo demostraba aquella reacción con una simple caricia pero no era que le desagradara, al contrario, había logrado excitarle con todas esas caricias.

Una vez sentados, sintió como las manos del chico dejaban por un momento aquellos puntos erógenos para acariciar sus piernas, cosa que disfruto del mismo modo que antes. Cuando la atrajo hacia él, no se resistió e incluso separó un poco más las piernas para aumentar la proximidad entre sus cuerpos. Le besó una vez más, un beso cargado de lujuria y deseo pero que volvía a ser de cierta forma inocente… no había utilizado su lengua como antes, sin embargo se podía sentir aún más apasionado aunque no duró tanto. Sus labios se separaron podo después y dejaron libertad a aquel suave movimiento de caderas que había realizado y que con éxito, había logrado estimular al mayor lo suficiente como para conseguir una reacción de su cuerpo. Debido a la cercanía, podía sentir su miembro el cual respondía positivamente a la excitación que Alessa estaba buscando darle.

-Te…- Estaba por hablar al notar el cambio que había tenido el cabello del mayor cuando sintió una punzada en su cuello, su piel siendo perforada por los colmillos del vampiro que acababa de despertar y un espasmo de dolor que corrió desde ese punto, pasando por su espalda. Sonrió, cerrando el ojo izquierdo y suspirando ante la sensación que dejaba en su cuerpo aquella herida. Un inmenso placer, una sensación única que solo se podría comparar a la mordida de otro vampiro. Tomó la cabeza del chico, acariciando su cabello y entrelazándolo en sus dedos. Estaba al pendiente de su estado, tenía que asegurarse que no bebiera más sangre de la cuenta o las cosas se pondrían muy mal, especialmente para el vampiro que comenzaba a tener la sangre de Alessa en su cuerpo, solo necesitaba desearlo para que su sangre se mezclara con la ajena y poder destrozar su cuerpo desde adentro. Esperaba no tener que hacerlo.

Un minuto después, quizá un poco más, el vampiro parecía haber saciado su sed y dejo de morderle, lamiendo la sangre que manchaba su cuello aunque un hilo de sangre había escapado mientras bebía y alcanzó a manchar el camisón de la castaña. Respiraba con pesadez, la sensación era única pero era como si su energía abandonara su cuerpo, resultaba agotador pero el placer valía la pena. Le miró a los ojos y sonrió, acercándose a besar sus labios para limpiar de estos la sangre restante y saborearla ella misma.

Luego de hacerlo, le empujo suavemente para que apoyara su espalda en el respaldo del sofá y tomó el borde del camisón para deshacerse de él de un movimiento y arrojarlo a un lado. Quedó únicamente con las bragas mientras que la parte superior de su cuerpo estaba completamente desnuda, a merced del mayor.

Lo abrazó por el cuello y se apegó un poco a él mientras besaba su mejilla, su oreja y luego su lóbulo -Te quedan bien esos ojos…- Le susurró suavemente, riendo un poco y dándole una mordida a su lóbulo mientras sus manos acariciaban un poco su cabello. Se separó un poco de nuevo y le miró a los ojos -Adelante… puedes tomarme… mi sangre no puede satisfacer todos tus deseos, puedo ver que deseas más que eso…- Susurró con voz seductora, pícara mientras su mano descendía por su cuerpo hasta llegar a su entrepierna y acarició suavemente el miembro del mayor por encima de la ropa. Sonrió pícaramente y besó con delicadeza sus labios, separándose un par de segundos después.


avatar
Alessa Scarlet
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 154
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 16/05/2011
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Mensaje por Athan el Jue Jun 30, 2011 9:00 am

Una sangre más cálida de lo normal. Así fue como sintió aquel líquido carmesí que brotaba con suavidad del cuello de la chica. Era deliciosa, nunca podría cansarse de aquel sabor, pero este tenía que mantener el control de lo que succionaba, era peligroso beber más de la cuenta.

Notó las caricias de Alessa en su cabello, fue muy agradable. Él siguió durante un rato más, estaba tranquilo, saboreaba aquella exquisita comida. Beber la sangre así era lo mejor, no se podía comparar a la sangre que hay en las bolsas, la sangre de la enfermería, e incluso era mejor que beber sangre de un cuerpo muerto o uno intentando escapar. Disfrutó cada segundo.

Después de un momento, uno que se le hizo corto, dejó de arrebatarle aquel líquido de vida, limpiando cualquier resto de sangre alrededor de las dos heridas, aunque una pequeña gota se abrió paso entre su lengua y se escapó hacia el camisón, dejando su rastro y firma en el.

Se sentía lleno de energías, en cambio, por la respiración, a la chica se le notaba un poco extenuada, algo normal. Cuando se separó de ella unos centímetros, ella le regaló un beso, uno que limpió sus labios del tinte rojo.

Nuevamente, y de forma seductora, lo guió con sus suaves manos, hasta que su espalda encontró soporte en el respaldo. Con movimientos bien realizados se quitó el camisón en poco tiempo, mostrando de esa forma el atractivo y seductor cuerpo que la hermosa prenda guardaba. El chico quedó maravillado, era un cuerpo merecedor de envidias. Las curvas que se dibujaban eran suaves y excitantes. Pero, después de una ojeada a todo su cuerpo, él no pudo evitar quedarse embobado mirando aquellos preciosos senos, eran realmente perfectos. Athan quería acariciarlos. Allí era muy fácil estimular a la joven, y quería devolver, de cualquier forma posible, el favor de dejarle beber de su sangre. No consiguió hacerlo, ella le abrazó, impidiendo que él pudiera hacer lo que deseaba, igualmente se sintió agradable y no le importó. Nunca había conseguido quedarse tan tranquilo cuando su apariencia había cambiado.

Sus manos se colocaron en la cintura de la chica cuando esta le abrazó, ahora siguió masajeándola y cuando esta se acercó a él para besar su mejilla esta movió sus manos a la espalda de esta, ahora simplemente la acariciaba, no quería estimularla, solo sentir aquella suave piel y el calor de su cuerpo. Sus caricias eran suaves y él realizaba algunos pequeños espasmos en respuesta.

Sonrió ligeramente al escuchar a la muchacha. Aquel susurro recorrió su cuerpo relajándolo un poco más, pero su relajación no era suficiente para calmar su excitación, que por difícil que parezca, seguía aumentando. La conversión seguiría perdurando.
Sus manos seguían recorriendo la espalda de la chica, compartiendo el calor con sus roces. Ladeó un poco su cabeza hacia el lado donde ella le mordisqueo su oreja, ella también sabía jugar con aquellas partes sensibles, y las caricias en el pelo le encantaban, le gustaba que tocaran su cabello.

Al alejarse, dejó caer sus manos, deslizándose por aquel deseable cuerpo y colocándose de nuevo en aquellas hermosas piernas. Cuando él tenía su rostro a la vista, la miró a los ojos, los cuales se encontraron el uno al otro. Athan aún respiraba con pesadez, aquellas caricias relajantes, después de ver aquel cuerpo, tuvieron consecuencias de excitación. Su extremidad estaba muy crecida, aún no del todo, pero podía notarse con suma facilidad un gran bulto en su ropa.

La invitación ni siquiera fue meditada por el vampiro, aquellas palabras de ofrecimiento hicieron que el chico se acercara a la joven rápidamente, haciendo que este acariciara esas partes que deseaba. Su mano derecha fue directamente al pecho izquierdo, lo tomó con toda su mano y seguido, con pequeños movimientos suaves, lo empezó a mover en círculos, dejó un pequeño espacio entre el pezón y su piel, para así, cuando este moviera la mano aquella parte sensible rozara su palma.

Su otra mano se dirigió a la parte, antes acariciada, entre la espalda y el trasero, para sujetarse a ella y estimularla con tiernas caricias de sus dedos.

Sus labios, humedecidos con su saliva, y su lengua, estaban atareados en el otro precioso busto de Alessa. Quería usar otra forma de estimulación en aquella parte, una en la que usaba el contraste del calor y el frío. Mientras sus manos estaban ocupadas con lo demás, mojaba con suaves besos y pequeños lametones, distintas zonas de la piel de aquel pecho. Cuando luego lamió con rápidos movimientos de lengua el pezón. Él separó un poco su rostro, para soplar con gentileza y a distinta fuerza, durante unos instantes, creando así aquella sensación, aquel estimulante contraste.

No era él el único que acariciaba zonas íntimas, la chica bajó, con su mano, por su cuerpo, hasta llegar a su parte privada, la cual acarició. En ese momento el chico no pudo evitar soltar una bocanada de aire, sacando el ruido que esto conllevaba. Y apartó su rostro aún más de su pequeña obsesión. Nada más hacerlo esta le besó nuevamente durante unos pequeños segundos, en los cuales él se quedó completamente quieto. Su rostro estaba sonrojado, del calor que sentía.

Cuando esta se separó este continuó moviendo sus manos como antes, pero sus labios fueron de nuevo a los de la chica, dando pequeños besitos desde allí mientras bajaba por el mentón, luego el cuello y así hasta llegar a donde estaba antes.
Ahora, en vez de lamer y soplar, succionó con algo de fuerza el pecho, por la zona donde estaba el pezón, para luego mientras lo hacía, con su lengua, dar pequeñas caricias de presión variable en aquel pequeño botón. Con su mano izquierda ahora tenía agarrado el pezón del pecho derecho, entre su pulgar y el índice, apretándolo con suavidad y soltándolo para ejercer pequeños cambios de presión en él.

Con las caricias que recibía por parte de ella, su miembro creció muchísimo, y él comenzaba a sentir molestia, el pantalón le oprimía. Por esa razón movió sus caderas intentando buscar de alguna manera que dejara de molestarle, no lo consiguió.


- Ah… mierda… puto pantalón. – Se quejó mientras respiraba con fuerza y dejaba de atender a la chica, llevando sus manos a la prenda de vestir, que le causaba aquel pequeño dolor, y se la bajó lo suficiente como para mostrar su ropa interior. - Vale… otro estorbo. – Dijo mirando su calzoncillo y frunciendo el ceño, estaba molesto, en esa posición no podía hacer nada. El bulto ahora era mucho más visible, de hecho la punta se asomaba entre la prenda de vestir. Athan se extrañó un poco, era la primera vez que lo veía así, no sabía que le crecería tanto por solo unas caricias de la chica.
avatar
Athan
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Masculino

Mensajes : 44
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 21/06/2011
Edad : 23
Localización : Oculto entre la maleza... ¿porque? por que soy malo. -_- (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Mensaje por Alessa Scarlet el Lun Jul 18, 2011 1:43 am

Disfrutó mientras el vampiro se hacía con su sangre, sintiendo esa punzada característica de aquello sobre su cuello. Las caricias en su espalda también resultaban estimulantes y el contacto de sus cuerpos desnudos comenzaba a excitarle al igual que le pasaba al chico que parecía estar ansioso nuevamente aunque, saciada su sed, debía ser a causa de una sola cosa, lujuria. No dejaría que se quedara con las ganas.

Sintió la mano sobre su seno, cerrando los ojos y sonrojándose. No por vergüenza, muchos otros le habían hecho eso y muchas cosas más, sino por el calor que empezaba a recorrer su cuerpo, la excitación que lentamente crecía en su interior. Su lengua, atendiendo el otro seno mientras su mano libre acariciaba su espalda. Arqueó un poco la espalda y cerró los ojos. A pesar de que parecía no estar muy experimentado al inicio, demostraba tener cierta habilidad a la hora de estimular el cuerpo con caricias, quizá estudios, cosas de ese tipo podían leerse en los libros. Lo que de verdad mostraría su experiencia, sería al momento de llegar al espectáculo principal.

Se mantuvo ligeramente apartada para permitirle deshacerse de su pantalón y en cuanto pudo ver su miembro debajo de la ropa interior, una sonrisa pícara se dibujo en su rostro. Se levantó, sentándose a un lado y acarició rápidamente su cuerpo desde el pecho hasta su vientre, colándose sin siquiera pensarlo debajo de la ropa interior para poder acariciar su miembro directamente. Sabía que le gustaría.

Comenzó a mover la mano, envolviendo su miembro con sus dedos para masturbarle suavemente mientras besaba su cuello y su mejilla. Ya que estaba a un lado de él, le era más sencillo de cierto modo -Dime… dime qué quieres que te haga… haré cualquier cosa… solo pídemelo- Le susurró suavemente, mordiendo su lóbulo y cerrando un poco más su mano, ejerciendo presión sobre su miembro justo como él había hecho antes con sus pezones.

Terminó con su tarea, deshaciéndose de sus bragas y tirándolas a un lado mientras con su otra mano seguía atendiendo el miembro del chico. Estaba bastante excitada, debía aceptarlo. Lo deseaba… Le arrancó la ropa interior a él también, dejándola a la altura de sus rodillas y miró su miembro un momento para después regresar su mano y acariciarlo desde la base hasta la punta, comenzando a acariciar esa parte en especifico. No haría más que eso hasta que el chico le diera su respuesta.


avatar
Alessa Scarlet
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 154
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 16/05/2011
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Música de madrugada. (+18) [Privado - Alessa]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.